Seis razones por las que deberías participar en la Carrera del Peregrino

Seis razones por las que deberías participar en la Carrera del Peregrino

Porque será una experiencia nueva, única y diferente

La Carrera del Peregrino conjuga los valores olímpicos y xacobeos, el deporte y la historia. Algo nunca visto. Se trata de un concepto totalmente innovador para aficionados al running, que tendrán el privilegio de vivir una experiencia incomparable a cualquier competición disputada anteriormente. Será algo que recuerdes para siempre.

Por su valor cultural

El Camino de Santiago fue declarado primer Itinerario Cultural Europeo, y su ruta francesa, la escogida para la Carrera, Patrimonio de la Humanidad. Cada etapa está cargada de historia, tradición y cultura. Participar en la Carrera del Peregrino te permitirá descubrir y disfrutar de cientos de tesoros artísticos que encontrarás a cada paso que des.

Además, los corregrinos tendrán la oportunidad de participar diariamente en un gran número de actividades culturales programadas por la organización. Y, por supuesto, degustar la gastronomía típica de cada lugar en el que pernocten.

Por la sensación de libertad

Las personas que salen a correr, ya sea en sus ratos libres o de manera más profesional, saben de sobra a qué nos referimos. Si solo con calzarte unas zapatillas te sientes más libre y unos cuantos kilómetros son suficientes para para desconectar de la rutina, La Carrera del Peregrino te permitirá disfrutar con los cinco sentidos esa libertad. Y de muchas formas diferentes: viendo una puesta de sol, mojándote bajo la lluvia o corriendo rodeado de un marco natural incomparable.

Porque es un reto individual…

Hacer el Camino Francés desde Roncesvalles a Santiago de Compostela en seis días corriendo es, sin duda, un reto. No importa si te resulta fácil o complicado, si es un desafío personal o el colofón a una temporada deportiva. Hacerlo te permitirá explorar los límites de tu cuerpo y de tu mente, saber hasta dónde eres capaz de llegar, detectar tus fortalezas y vencer tus miedos. En definitiva: conocerte mejor a ti mismo.

…y un desafío colectivo

Al ser una prueba de equipo, factores como el respeto, el compañerismo, la cooperación, la convivencia y la empatía jugarán un papel muy importante en la Carrera del Peregrino. Son valores característicos del deporte, pero que también debemos aplicar en nuestra vida cotidiana.

Disputarla te permitirá fortalecer los lazos con las personas con las que decidas emprender el Camino y hacer nuevas amistades.

Porque el deporte y viajar son dos de las cosas que nos hacen más felices

Está científicamente demostrado que el deporte libera hormonas que nos hacen más felices, reduce el estrés, rejuvenece y aumenta la calidad de vida. Viajar, por su parte, también influye positivamente en nuestro estado de ánimo, abre la mente y nos permite ampliar nuestros horizontes.

La Carrera del Peregrino es una competición deportiva, pero también un viaje por el legado cultural que ha dejado el Camino Francés a su paso por la Península. Y los motivos para hacerla, incontables.

¿A qué esperas para inscribirte?